blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank

Kime

極 め

« El objetivo más elevado del Karate no es el dominio de la técnica, sino el de la energía del cuerpo. »
KASE Taiji

 

Kime (極 め) significa "conclusión / final" y es el término que se utiliza en Karate-do para hacer referencia a la energía, fuerza o potencia que el karateka debe ser capaz de aplicar en sus técnicas.

 

En Karate la fuerza es muy importante, sin ella las técnicas no tendrían eficacia alguna. El entrenamiento en las Artes Marciales es exigente y sirve para fortalecer el cuerpo.
                                                          

 

egami

kana

EGAMI Shigeru

KANAZAWA Hirokazu

yaha

to

YAHARA Mikio

TOYAMA Seiko 10° Dan Uechi-Ryu

 

                     

 

Sin embargo, la "fuerza bruta" no es suficiente. Si únicamente se fortalecen y utilizan los músculos, y todo depende de la fuerza física, una persona pequeña o más débil nunca podría vencer a otra físicamente más fuerte.

 

¿Por qué un practicante de Artes Marciales puede ser capaz de vencer en un combate a una persona físicamente más fuerte?... Pues por su mayor experiencia y dominio de las técnicas de defensa y ataque, y porque a pesar de no tener músculos tan fuertes, sabe utilizarlos correctamente, y aplicar así la fuerza de todo el cuerpo, sacando el máximo partido a la fuerza de que dispone.

 

Los tres elementos fundamentales para conseguir generar y aplicar la máxima potencia en las técnicas son:

 

  • Posición firme.
  • Utilización de la cadera.
  • Respiración.

 

Las Artes Marciales pretenden ir más allá de la fortaleza física y hacer que el individuo llegue a dominar la energía interna del cuerpo.

 

Los músculos se debilitan a medida que el cuerpo envejece, pero los Grandes Maestros, en edades avanzadas, han conseguido tras años de entrenamiento adquirir un dominio de la energía que les hace ser claramente superiores en fuerza, más fuertes incluso que los practicantes más jóvenes, en plenitud de sus facultades físicas.

En Japón se cree que la fuente de esta energía es el hara, el vientre. La clave principal para lograr generar este poder está en la respiración. No es algo en absoluto fácil de alcanzar, se trata de una de las metas más elevadas del Karate-do.